Una nueva arremetida del Gobierno Kirchnerista. Un nuevo intento de romper con  los derechos y garantías de los ciudadanos.

El Gobierno no quiere que Fibertel (perteneciente a Grupo Clarín)  siga operando, pero al mismo tiempo, si esta empresa cierra los usuarios se verían obligados a elegir entre los otros dos grandes proveedores de internet: Speedy (Telefónica) y Arnet (Telecom). Oh casualidad!. ¿No era que se quería romper con los monolpolios?. Resulta que ahora el usuario no tiene demasiada elección.

Si querés saber las claves del tema y sus detalles, te recomiendo que leas esta nota.

 

Anuncios