En mi infancia, una de las cosas que más me gustaba hacer era escribir. A los 10 años tenía un cuaderno donde escribía cuentos, pensamientos, poemas, o cualquier cosa que se ocurriera. Había tiempo, y yo quería escribir.

Cuando descubrí la dinámica de los weblogs me sentí como perro con dos colas y comencé con mis proyectos. Como no me siento cómoda escribiendo sobre política o economía, me largué a escribir mis crónicas como bailarina. Al principio fueron posteos esporádicos, pero luego se transformaron en mis crónicas de viaje y mi forma de comunicarme con el mundo y de conectarme con mis propias inquietudes.

El primero me ayudó a desahogar muchas cosas, y a narrar mis vivencias del lado personal. Pero luego sentí que quería contar las cosas un poco más objetivamente, y tuve la necesidad de crear un nuevo espacio, para aquellos que quisieran saber cómo es vivir en los países árabes contado desde otro lugar.

Desde mi lugar, estaba haciendo periodismo. No trabajo en un medio, tampoco soy freelance, pero cuando escribo siento que hago periodismo, y de alguna manera no relego mi vocación. Y también, desde el mismo lugar siento que he hecho mi aporte brindando el relato de mis experiencias.

De hecho, estando en el extranjero he recibido muchos contactos de personas interesadas en mis vivencias, y algunos medios radiales de Argentina me llamaron para contar al aire de qué se trataba mi profesión.

Aquí les dejo un fragmento de una entrevista realizada por Florencia Cordero, de Radio Brisas de Mar del Plata, a quien conocí mediante la web Despatriados.com, un sitio de encuentro para los argentinos en el exterior.  En el sitio también pueden ver una entrevista realizada a un año de haberme ido del país. Definitivamente Internet a sido mi gran compañero durante este tiempo.

[soundcloud width=”100%” height=”81″ params=”show_comments=true&auto_play=false&color=ff7700″ url=”http://soundcloud.com/ferfadilah/brisas-editado-mp3″%5DBrisas editado.mp3 by ferfadilah

Anuncios